Rogativa en el Año Jubilar
30 de abril de 2019

Cuenta la tradición que el 30 de agosto de 1410, el padre Vicent Ferrer acabó con la larga sequía que sufría el pueblo de Llíria. 609 años después, la ciudad continúa recordando el Milagro del agua, con la multitudinaria rogativa que, un año más, ha congregado a miles de personas en el parque de San Vicente, en una de las fiestas más arraigadas y populares de la localidad.

La Majoralia celebra "Sis siglos d´una devoció"; dentro del año Jubilar Vicentino, que conmemora el 600 aniversario de la muerte del dominico valenciano. Con motivo de esta efemèride, la rogativa ha salido desde la Iglésia de la Sangre, el mismo templo de donde partió la comitiva, encabezada por San Vicente Ferrer, el año 1410. Después de recurrer algunas de las calles del casco urbano, la rogativa ha llegado al parque de San Vicente, donde miles de llirianos y llirianas han disfrutado de un almuerzo con amigos o familiares.

Uno de los momentos más importantes de la jornada ha tenido lugar después de la Misa Mayor; con la salida del Santo de la ermita. Después se ha producido la bendición de las aguas, junto a la olivera donde el dominico predicó el año 1410 y desde donde hizo brotar el agua. Al llegar la rogativa al pueblo, en el barrio del Pla de l´Arc, se ha vivido el emotivo encuentro entre las imágenes de San Vicente y San Miguel, los dos patrones de la localidad; que, una vez juntos, han continuado el camino hacia la parroquia de la Assumpció. La festividad de San Vicente ha acotado con la actuación de la orquesta "La Mundial" y una paella gigante. Por tercer año consecutivo, la plaza Mayor ha sido el lugar de encuentro para familias y amigos que han disfrutado también de esta parte lúdica de la jornada