Cofradia San Vicente Ferrer
Llíria

Últimas Noticias


   Menú


El Rèquiem K 626 de W.A. Mozart. inaugurará el Any Vicentí

8 de mayo de 2018

La interpretación del Réquiem K. 626 de Wolfgang Amadeus Mozart emocionó a los más de 1.000 asistentes que se dieron cita anoche en la iglesia de la Asunción de Llíria, para disfrutar de una de las piezas esenciales de la historia de la música clásica.

Este concierto servía, además, para inaugurar oficialmente los actos que desde el Ayuntamiento de Llíria y la Cofradía de San Vicente se realizarán, durante este año y hasta abril de 2019, para conmemorar el Año Jubilar Vicentino.

La concejalía de Música y Fiestas organizó este gran espectáculo bajo la batuta del edetano y director de la Orquesta de Extremadura, Álvaro Albiach, y que tuvo la participación de cuatro brillantes solistas, la soprano Isabel Monar, el barítono David Menéndez, la mezzosoprano Marina Rodríguez-Cusí y el tenor Albert Montserrat, así como del concertino Vicent Huerta, el Orfeón Universitario de Valencia y una orquesta de músicos profesionales de Llíria formada para la ocasión.

El acto contó, con la presencia del Presidente y Junta Directiva de la Cofradía, con el Prior, la Honorable Clavariesa de Valencia y representantes de los Altares Vicentinos del "Cap y Casal". Además de con alcalde Manolo Civera y el director de Estrategia Territorial Turística de AVT, Josep Gisbert, entre otras autoridades, y de personas relacionadas con el mundo de la música.

Precisamente, la Agència València del Turisme hizo una grabación del concierto cuyas imágenes formarán parte de la campañas de promoción turística de la Comunitat Valenciana a través de los eventos y festivales musicales y de las bandas, con una especial incidencia de estas acciones de difusión en el mercado asiático.


Varias peregrinaciones visitan la Ermita

3 de mayo de 2018

Después de abrir el pasado domingo la Puerta Santa de nuestro Templo Jubilar, esta semana ya hemos recibido tres peregrinaciones, de parroquias, colegios y residencias.

El pasado 1 de mayo visitaron nuestra ermita mas de 300 peregrinos provenientes de la Parroquia de San José Maria Escrivá y de la Legión de Maria de la capital del Turia. Todos ellos rezaron el rosario por las intenciones del Papa, así como juntos recitaron la Oración propia de este Año Santo, de esta forma ganaron el Jubileo y la indulgencia plenaria. También se interesaron por el museo de la Cofradía y por el manantial, el cual visitaron devotamente.

También el día 3 de mayo peregrinaron a la Ermita un grupo de mayores de la residencia de la Eliana. Los cuales ademas de ganar el jubileo, se interesaron por la devoción de San Vicente en Llíria y la Cofradía

Durante este mes de mayo, además de todas las visitas particulares, ya hay programadas varias peregrinaciones de grupos de Amas de casa, parroquias y colegios 


Llíria da inicio al Año Jubilar Vicentino con la Apertura de la Puerta Santa

2 de mayo de 2018

Cientos de personas participaron el domingo, en la apertura de la Puerta Santa de nuestra ermita de San Vicente Ferrer, declarada templo jubilar por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el Año Jubilar Vicentino.


Tras la apertura de la Puerta Santa tuvo lugar la Solemne Eucaristía de inicio del Año Santo Vicentino, presidida por el prior de la Cofradía de Sant Vicent Ferrer de Llíria, Vicente Miguel Cerezo, en la que tomaron parte autoridades políticas y civiles edetanas así como representantes de la Junta Central Vicentina y de los Altares Vicentinos.


El rito inicial comenzó con el rito de Apertura de la Puerta Santa desde la olivera, junto a la ermita, donde según cuenta la tradición, San Vicente Ferrer predicó y obró el milagro de la fuente.


A continuación, los asistentes procesionaron hasta la ermita donde, tras descubrir la placa conmemorativa, Vicente M. Cerezo abrió la Puerta Santa diciendo "abridme las puertas del triunfo y entraremos a dar gracias al Señor. Esta es la puerta del Señor, entremos por ella para obtener su gracia y su misericordia".


Posteriormente tuvo lugar la misa de apertura del Año Jubilar Vicentino, oficiada por Cerezo y concelebrada por párrocos y sacerdotes hijos de Llíria y del arciprestazgo.


El Parque de San Vicente revive el Milagro

1 de mayo de 2018

La noche del sábado 28 de abril, previa a la apertura de la Puerta Santa de nuestra ermita, será recordada en las crónicas vicentinas como un momento histórico. 

Pese a la inesperada lluvia que cayó en el inicio del acto, numerosos devotos de San Vicente Ferrer se reunieron en el parque natural la víspera de la apertura de Puente Santa de la ermita como templo jubilar del Año Santo Vicentino. Durante un entrañable paseo nocturno, el nuestro presidente Antonio Castellano, fue relatando recuerdos de este lugar tan valorado por los vecinos de Lliria por su significación espiritual. 

En un momento dado, junto al puente que lleva al camino de la ciudad, una pequeña comitiva comenzó a aproximarse precedida por la Cruz procesional y la luz de las velas. Rostros llenos de sorpresa cuando vieron aparecer en la oscuridad del camino a un personaje con hábito dominico a quien acompañaban jóvenes y adultos vecinos del pueblo. En medio de la expectación tal persona se presentó como Vicente Ferrer, que había recibido el encargo de acudir al paraje de las fuentes. 

Entonces comenzó a revivirse ese momento histórico rememorando aquel 30 de agosto de 1410 cuando San Vicente Ferrer, tras una predicación junto a una olivera, hizo rebrotar el manantial que permanece 600 años después como milagro vivo del Santo. 

El coloquio de San Vicente Ferrer con la comunidad creyente de Lliria fue real, citando frases en la mente de muchos, participando todos en esa experiencia que tantas generaciones han relatado como algo único y siempre vigente. Así, una luz brillante mostró el lugar donde brotaba el agua y el Pare Vicent fue vitoreado de modo unánime. Todos marcharon hasta la ermita, iluminada en tonos rojos, presentada como templo jubilar. 

Queda para el recuerdo la escena cuando San Vicente entró en la ermita, toda iluminada con velas y llegó hasta el altar donde se 'hizo uno' con la imagen que preside, quedando el templo en la penumbra de la espera hasta la anhelada apertura de la Puerta Santa pocas horas después. Un pueblo agradecido que recuerda a sus santos y vive en el presente sus enseñanzas merece recibir sus gracias espirituales por siempre.